¡Este jueves honramos a Hebe en la Plaza! – Jueves 24 de Noviembre – 15:30 hs

Este jueves 24 de noviembre, a las 15:30 horas, les esperamos para celebrar la vida y el legado de Hebe, en la Plaza, junto a las Madres en la Marcha Nº 2328.
Queremos abrazarlas y honrar su legado.
Tenemos que estar todes quienes habitamos y construimos desde esta Casa de la Cultura.
Les trabajadores, profesores, alumnes, artistas, hacedores culturales y amigues del ECuNHi acompañamos su convocatoria con una ofrenda de amor, por ese amor con el que Hebe nos nutrió durante más de 45 años y por el amor de las Madres que siguen marchando.
¡Les esperamos!

Hasta la victoria siempre Hebe,
gritamos hoy multiplicando el amor.
Con soles y flores te celebramos.
Con el puño en alto.
Con los dedos en V.
Con la fuerza del amor como motor indestructible.
Con la convicción de construir un país justo e inclusivo,
donde no haya más niños con hambre, donde no haya falta de trabajo, donde no haya injusticia.
El que soñaron tus hijos.
El que soñaste y defendiste con las Madres.
Con toda la fuerza de tu palabra.
En tus ideas, en tu trabajo incansable, en tu corazón revolucionario y combativo.
Así pariste treinta mil hijos e hijas y así también nos pariste a nosotros, tus otros hijos e hijas.
Así, con este legado inmenso y poderoso, seguiremos levantando el Pañuelo Blanco como bandera a la victoria y la esperanza.
Sustentando uno de tus sueños y de las Madres, el de transformar el principal centro clandestino de detención tortura y muerte, como fue la ESMA, en un espacio de amor y vida, como es hoy el ECuNHi.
Esta Casa de la Cultura, la educación, la inclusión social y la belleza que se multiplicó, como semilla, con niños, niñas y jóvenes.

Hebe,
tu voz seguirá siendo el grito.
Un camino,
una manera de estar en la vida.
Un faro.
Hebe,
tus pasos guiarán los nuestros en la marcha,
allí, en la Plaza del Pueblo estarás más viva que nunca.
Seguiremos soñando.
Seguiremos naciendo.
Seguiremos construyendo con vos,
Hebe.
Gracias por el amor incansable, por la Patria,
por tu coraje.
Hoy no podemos dejar de llorar porque nos cuesta no saberte aquí con nosotros.
El cielo llora también.
Nos bendice el camino.
El jueves, tomados de la mano, soles y flores llevaremos junto a las Madres a la Plaza cantando en tu nombre.
¡Hasta la victoria, Madre nuestra!
La lucha es para siempre.
(V. P.)